Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Las Maragatas, churripampa o rueda

Las Maragatas, churripampa o rueda

En los días festivos de Casabermeja, de manera espontánea vecinos se organizaban para bailar las maragatas, que según dicen tiene su origen en el campo, en la zona de Los Portales. Este baile es también llamado en el pueblo como chirripampa o ruda.

Se disponen dos filas dándose la cara, una de hombre y otra de mujeres, y al ritmo de las coplas bailan, sacando un hombre a una mujer, que pasan bailando entre las filas hasta colocarse nuevamente en su sitio, y espontáneamente van saliendo otras parejas.
Coplillas de maragatas de Teresa Aguilar González

Ya suena la maragata
por la tele y por la radio
y se ha vestido de gala
subiéndose al escenario.

Carambita y caramba,
carambita y olé,
que me dicho un morenito
que lo tengo que querer,
y yo para quererlo
así debe de ser,
que ay, ay, ay la hoja de laurel,
que estando yo en la prisiones
mi amor me vino a ver.

Anda vete, anda vete,
yo no te llamo,
donde pasaste el invierno
pasa el verano.

Niña de los veinte novios
y conmigo veintiuno,
si todos fueran como yo
te quedabas sin ninguno.

Vaya guasa Nicolaza,
lechuga para “ensalá”,
a mi me gustan los hombres
que tengan formalidad,
que tengan formalidad
y no palabra de niño,
olé, olé caracoles,
yo te quiero con delirio.

Aunque me ves chiquita,
huérfana de padre y madre,
aunque parezco una escoba
conmigo no barre nadie.

Un borracho se murió,
y dejó en el testamento
que lo enterraran en viña
para chupar los sarmientos.

Tira chinas a mi puerta,
ladrillos a mi “enreate”,
los ojos de mi morena, morena,
no son chicos ni son grandes,
que son dos aceitunitas, morena,
de olivitos verdiales.

El vino tinto es mi primo
y el aguardiente es mi pariente,
cuando llego a una taberna
me encuentro con “toa” mi gente.

A la mar tiré un chino,
arriba arena,
confianza en el hombre
nunca la tengas.

Nunca la tengas,
porque los hombres
cuando se ven queridos
no corresponden,
no corresponden
y luego dicen
fulana fue mi novia,
yo no la quise,
yo no la quise,
que era fea,
si la hubiera querido
que guapa era.