Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.

Iglesia de Nuestra Señora del Socorro

Iglesia de Nuestra Señora del Socorro

Su origen se remonta al siglo XVI, tras la reconquista de los pueblos
cristianos. Y se amplía en el S-XVIII dando lugar a lo que tenemos ahora.
Una de las iglesias rurales más grandes de la provincia. Tengan en cuenta
que en el S-XVIII Casabermeja llegó a tener sobre 5.000 habitantes gracias
al cultivo de la vid.
A lo largo de la historia ha sufrido varios atentados, en la guerra civil
española se quemaron parte de sus imágenes y objetos de orfebrería. Y
también ha desempeñado la función de lugar de encuentro, reunión y
toma de decisiones municipales.
Además ha tenido varias restauraciones, una en 1.976 y la más reciente,
muros y laterales. Su interior tiene un buen estado de conservación, a
excepción del suelo, que en algunas zonas se está restaurando.
Se trata de una iglesia de planta de cruz latina con tres naves, la central
más grande y las laterales a cada lado (Epístola con la cripta debajo y
Evangelio). Con un crucero con una cúpula siendo éste el eje de la iglesia.
El altar mayor con su retablo de 3 calles y 2 cuerpos, una hornacina en la
calle central donde se encuentra nuestra señora del perpetuo socorro,
titular del templo; y San Joaquín a un lado y Santa Ana al otro, en el
cuerpo superior Santo Tomás de Aquino en el centro, San Pablo Miqui a la
izquierda y San Cayetano a la derecha, además de unos angelitos.
Al lado izquierdo del crucero, el camarín del sagrado corazón de Jesús con
otro retablo dorado y de estilo neoclásico, también con 3 calles y dos
cuerpos. Y que durante varios años estuvo como retablo del altar mayor.
En el lado opuesto, el camarín de Jesús nazareno, procesionado el viernes
santo.
Podemos destacar las puertas de madera antigua de carpintería, casi
todas distintas pero de considerable valor artístico.
Y mencionar también las pinturas, todas con motivos religiosos y de varios
autores anónimos, son del siglo XVIII y están en buen estado de
conservación, aunque denotan oscuridad lo que recalca aún más su
antigüedad.
En la nave de la epístola, encontramos un camarín octogonal donde se
encuentra la virgen de los dolores, a continuación la piedad.

Y bajo esta nave se encuentra la cripta que se puede ver desde fuera.
A continuación un Cristo crucificado, talla de madera de principios de
siglo, destaca por su sencillez y expresión de sufrimiento en su cara.
En la albacería se encuentra dos grandes armarios, el de la izquierda
nuevo y copiado del de la derecha, original del siglo XVIII el cual albergaba
las andas, talla de madera que se procesiona en el Corpus Christi. En los
años noventa se talló una réplica nueva la cual sale en procesión en la
actualidad. Además de más elementos de orfebrería cofrade.
Encima de la entrada el coro, donde destacan 2 pilas de agua bendita, y un
gran arco de medio punto.
A la izquierda de la entrada la nave del evangelio donde destaca la pila
bautismal, dieciochesca y unos cuadros al fondo con los nombres de las
primeras familias que habitaron el pueblo de Casabermeja tras la
reconquista de los reyes católicos.
Se observa que de estas familias, más de 20 procedían de Córdoba, de ahí
que se conserve nuestro acento y a los habitantes de Casabermeja los
confundan con Cordobeses por su acento.
A continuación un pequeño altar con la virgen de gracia, que destaca por
su sencillez y seguidamente nuestra señora del Carmen en un retablo de
corte neoclásico con pilastras. El confesionario y la Inmaculada
Concepción.
En la nave central podemos contemplar unos azulejos de la escuela
sevillana y haciendo el recorrido del viacrucis.
También mencionar los faroles, de estilo barroco antequerano y realizados
por el último artesano que se dedicó a ello.
En el exterior destaca su fachada que acusa su organización interior, se
pueden apreciar las 3 naves, claramente separadas, el pórtico de entrada,
de corte clásico siendo los únicos elementos de piedra de todo el edificio,
tiene un arco de medio punto, una puerta de madera de nogal y en la
parte superior una ventana semicircular que ilumina el coro. Arriba del
todo destaca el frontón con una cruz con flores de lis en cada una de sus
puntas.

La torre.-
De 5 cuerpos, ladrillo visto y color rojizo o bermejo. En los 3 primeros
tiene ventanas, en el cuarto el reloj y en el último las campanas bajo unos
huecos de arcos de medio punto.
Normalmente las iglesias de esta época tenían la torre en el lado derecho
según se entra, en lo que serían en nuestra iglesia los camarines de Jesús
Nazareno o de la Virgen de los Dolores, sin saber exactamente por qué en
esta iglesia se encuentra en el lado del altar mayor.
También nos gusta destacar de nuestra torre el lenguaje de sus campanas,
además de las señales horarias, repican cuando hay fuego, o en fiesta, o
para llamar a los feligreses a misa, o el más particular, llamado doble y
sirve para anunciar que ha muerto alguien; siendo este doble triste, y
diferenciando si es masculino o femenino el fallecido.
Masculino: Las 2 campanas 3 veces y después la campana grande 7 veces y
después la pequeña otras 7 veces.
Femenino: Las 2 campanas 2 veces y después sólo la campana pequeña 5
veces.