Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Torre Zambra

Torre Zambra

En el campo del simbólico escudo de la villa de Casabermeja figura una
torre “Atalaya”, denominada Zambra.

Este edificio catalogado como Bien de Interés Cultural desde 2.006, se
encuentra ubicado en la cima de un monte estratégico. Corresponde al
menor elemento arquitectónico del aparato defensivo-militar musulmán,
la “talaya” conocida en tiempos cristianos como torre de “Rebato”

Sus funciones eran de vigilancia y alerta sobre un espacio territorial
definido, en este caso la cuenca del río Guadalmedina, zona natural
vulnerable a cualquier penetración enemiga. Zambra erigida en un punto
privilegiado, desde un aspecto geográfico, es el vértice de un ángulo
protector conectado ópticamente con sus homónimas de “Los Verdiales” y
“Jotrón”, así como otra posible almenara en Las Pedrizas, que comunicaría
con la Vega de Antequera, a través de “El Hacho”. Es difícil determinar la
cronología exacta de la atalaya pero sin duda debía existir a fines del siglo
XIII y XIV.

Responde a un tipo constructivo de forma tronco-cónica, diseñado para
hacer señales de alarma, conocidas como “almenaras” por realizar fuegos
nocturnos para alertar durante la noche y señales de humo durante el día.
Esta de Zambra ha sido reconstruida recientemente y responde al
prototipo de las atalayas musulmanas, es el baluarte defensivo de
Casabermeja.

Su situación permite observar maravillosas vistas de la provincia. En días
despejados se pueden observar unas increíbles vistas panorámicas de
Málaga, Montes de Málaga, Sierra Nevada, pueblos colindantes a
Casabermeja (Villanueva de la Concepción y Colmenar), el Torcal y hasta el
Norte de África. Conectándolos visualmente y con el río de la ciudad de
Málaga, el Guadalmedina

Tan hermosas son las vistas que podemos visualizar desde la Torre
Zambra, que  escritores tan famosos como Miguel de Cervantes y Vicente
Espinel, nombran este entorno natural en algunos de sus libros que sitúan
el pelegrinar por estas tierras del “Licenciado Vidriera” y de “Marcos de
Obregón”.

De vuelta a Casabermeja, al margen derecho de la carretera nos
encontramos el Ventorrillo de Patas Cortas, peculiar por la decoración
rural y en donde se puede degustar un buen plato de los montes y comida
casera.